Migración por vergüenza política.

No hay nadie más egoísta que los padres. Desde el momento que nace su primer hijo, se dan cuenta que la han cagado y no hay vuelta atrás, empieza su nueva vida, que no es la suya además.

Empieza toda una tormenta de necesidades creadas por el sistema, para que su cría no muera por el camino, y en esa empresa no hay socios que valgan, su bienestar es lo primordial. La perdida de valores que ocasiona la presión del sistema a los padres, hace que, como solo miran por su ombligo y el de sus hijos, no les importe un bledo lo que les pase a los demás, a fin de sobrevivir. Esto hace una sociedad egoísta, envidiosa y falsa, que es la que está gestionando el planeta ahora mismo.

Esperemos que las condiciones humanas cambien, si no el barco se hunde, y de nada valdrá emigrar a otros lugares.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s